Un hombre de 48 años, trabajador en el centro de la Asociación para la Atención de Personas con Trastorno en el Desarrollo (Astrade), situado en Molina de Segura, ha asesinado presuntamente a una compañera de trabajo de 31 años y posteriormente se ha ahorcado, según han informado fuentes de la Policía Nacional.

La voz de alarma la dio una compañera de trabajo, de 26 años, que iba a dar el relevo a la fallecida. Ella misma alertó al Teléfono Único de Emergencias ‘1-1-2′, informando que la fallecida estaba tirada en el suelo boca abajo sobre un charco de sangre y que otro hombre había aparecido ahorcado.

Al lugar acudieron los servicios sanitarios de emergencia pero a su llegada al centro, que se encuentra en la carretera del Chorrico, solo pudieron certificar la muerte de ambos, sin prestar asistencia sanitaria. Además, la mujer que dio el aviso tuvo que ser atendida por una crisis de ansiedad.

La Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación y ha activado el protocolo por violencia de género, ya que está investigando si los fallecidos podían tener algún tipo de relación sentimental, aunque no descarta ninguna hipótesis.

Por su parte, la asociación Astrade, integrada en la federación Plena inclusión Región de Murcia, quiere mostrar públicamente su dolor por la tragedia sucedida esta madrugada en las instalaciones de su Centro Integral de Molina de Segura y en la que han fallecido dos profesionales.

A la espera de tener más información y poder aclarar los hechos, las familias, profesionales y voluntarios de Astrade “quieren enviar sus condolencias a las familias y allegados que sufren esta pérdida tan dolorosa”, han señalado a través de un comunicado.

Además, las propias familias de Astrade y todos los que forman parte de esta entidad sin ánimo de lucro, “se sienten fuertemente impactadas por el suceso. Todos están conmocionados por la noticia, desde los profesionales compañeros de los fallecidos a las familias de las personas las personas con Trastorno del Espectro Autista que reciben apoyos en ese y en otros centros de Astrade”, añaden.

Y es que, aunque el centro ha sido el escenario de la tragedia, afirman que “las familias de las personas con Trastornos del Espectro Autista quieren resaltar que la sociedad no debe relacionar lo acontecido con este colectivo o con el de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo en general”.

Por eso, quieren subrayar que ningún usuario del centro se ha visto implicado ni afectado en los hechos y que éstos no deben contribuir a perpetuar falsos estereotipos o estigmas.

ASTRADE es una asociación formada por casi 500 familias de toda la comunidad autónoma de la Región de Murcia, cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas con Trastorno del Espectro Autista y la de sus familias y compone con otras 26 asociaciones la federación Plena inclusión Región de Murcia.

Gestiona varios centros y servicios, entre ellos el Centro Integral Reina Sofía de Molina de Segura acoge un centro de día y una residencia, además de servicios de administración. Este centro tiene un total de 60 usuarios y unos 40 profesionales.

EUROPA PRESS