Alfonso es una de las diez personas discapacitadas intelectuales que forman parte de un proyecto de inserción laboral impulsado por el gobierno regional. Un proyecto piloto con el que pretenden mejorar la tasa de paro, que supera el 80 por ciento que existe en este colectivo.