El sector hostelero ha mostrado esta mañana su malestar por el nuevo cierre ordenado por el Gobierno regional. Una concentración que ayer desaconsejaba la Consejería de Salud pero que finalemente se ha celebrado. Unas 300 personas se han concentrado alrededor del Palacio de San Esteban para reclamar una solución a las pérdidas de sus establecimientos.