Así, como están viendo, se encuentra la Catedral de Santa María la Mayor de Cartagena: con las ventanas rotas y llena de pintadas, incluso en su interior. La plataforma ciudadana de la Caridad ha puesto una denuncia ante la Guardia Civil, ya que estos actos vandálicos constituyen un delito sobre el Patrimonio Histórico, tipificado en el Código Penal.