Víctor Gálvez toma el control del Real Murcia, con cuatro hombres de su confianza. Todo después de una junta en la que no se han aprobado las cuentas, pero sí que se puede inyectar dinero al club. La junta empezaba con mucho retraso, porque había muchas dudas sobre la legalidad de la misma. De hecho, De la Vega la ha impugnado, y varios accionistas la han abandonado al poco de empezar. El encargado de presidir esa junta defiende que todo se ha hecho conforme a la ley. Habrá una nueva junta en mayo, pero por ahora, Víctor Gálvez controla el club.